miércoles, 23 de marzo de 2016

Reseña: Las bicicletas son para el verano

Hola perdidos! Ya ha empezado la Semana Santa, ¿Sabéis lo que significa? Yo tampoco. Pero lo que si sé es que tengo bastantes cositas preparadas y las iré subiendo poco a poco. De momento os dejo con una nueva reseña.


Ya está siendo tradición esto de reseñar lecturas obligatorias, pero oye tendré que aprovechar. Esta vez se trata de la lectura del tercer trimestre de castellano y es Las bicicletas son para el verano, una obra teatral clásica hispana.





Título: Las bicicletas son para el verano
Autor: Fernando Fernán-Gómez
Editorial: Vicens Vives
Fecha de publicación: 1984
Saga: -
Páginas: 265
Precio: 11,50








Nacido en el seno del teatro, durante una gira por América de la compañía María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza (1921), Fernando Fernán-Gómez fue educado en Madrid, en el barrio de Chamberí, escenario y microcosmos de la guerra civil española en su obra Las bicicletas son para el verano. Su vocación infantil fue doble: la interpretación y la escritura, pero si públicamente se inclinó por la carrera de actor, nunca dejó de escribir y, desde luego, de leer. A la consagración popular que ya tenía como actor se une el prestigio de un gran escritor, miembro de la Real Academia Española. Los primeros poemas y narraciones breves dieron después paso al teatro: su drama La coartada tuvo un accésit en el Premio Lope de Vega, que luego ganaría con Las bicicletas son para el verano (1984), considerada como su obra maestra. Esta edición, precedida de una introducción de Eduardo Haro Tecglen, en donde estudia la producción y la vida de Fernando Fernán-Gómez, se completa con un apéndice documental y propuestas de lectura de la obra, una de las más importantes de la literatura dramática española.




La historia se sitúa en el periodo de la Guerra Civil Española cuando dos niños jugando en el campo cuestionan si podría haber una guerra en medio de España, en Madrid.


LUIS: ¿Te imaginas que aquí hubiera una guerra de verdad?
PABLO: Aquí no puede haber guerra por muchas razones.
LUIS: ¿Por cuáles?
PABLO: Pues porque para una guerra hace falta mucho campo o el desierto, como en Abisinia,             para hacer trincheras. Y aquí no se puede porque estamos en Madrid, en una ciudad. En las ciudades no puede haber batallas.
LUIS:Sí, claro. Tienes razón.

Nada como la ingenuidad de un niño, ¿verdad?

Lo que no sabian Luís y Pablo es que no tenían razón y dentro de nada estallaría la guerra en la Ciudad Universitaria. Mientras tanto la obra nos muestra varios escenarios en los cuales la família de Luisito se desenvuelve y nos deja ver como eran aquellos años de la España profunda.



Doña Dolores, la madre del niño recibe constantemente visitas de la vecina Doña Antonia, que se lamenta de lo pobres que son y intenta que su vecino Don Luís enchufe a su hijo en el banco. La hija mayor del matrimonio, Manolita se dispone a trabajar como artista después de que cerrara la academia donde estudiaba y Luisito intenta reprobar física a la vez que lee novelas. Entretanto la criada María se encarga de la casa.



Eso podría resumir las semanas en casa de Luis, pero poco a poco la rutina empieza a cambiar. La radio es la clave, hasta los hijos de la vecina se reunen junto a ella con miedo a lo que dirá. El ambiente se está transformando y muchos colegios y negocios cierran. En las calles se huele la discordia. Hasta que un día en plena velada familiar Luisito recibe un tiro desde la calle que casi acaba en tragedia. La guerra ha estallado.


He podido presenciar de forma omniscinte el día a día de una família española de los años 30, antes y después de la guerra. El miedo, la desesperación, la hambruna, la esperanza... Podría seguir y no pararía. Un sinfin de emociones las que vivieron y las que me provocaron a mi. Una familia que lo tuvo todo, y todo se redució en nada. 


 También he visto a crecer a Luisito durante la novela ya que empieza con catorce años y acaba en la mayoría de edad. La guerra no paró sus hormonas sino lo contrario. Al no poder salir de casa se entretenía con la criada o con sus novelas verdes. Aunque hay que decir que el chico estaba hecho un poeta y no perdía oportunidad para hacer alguna rima a las chicas.


Gracias a esta novela puedo entender infinidad de cosas tanto políticas como costumbres de hoy en día. ¿Por qué las personas mayores no dejan ni una miga en el plato? ¿Por qué las abuelas sacan del plástico las lentejas y las esparcen en la piedra de la cocina? Pero sobretodo me he puesto en situación y he reflexionado sobre los acontecimientos. Sabiendo lo malas que son las guerras, ¿por qué estamos permitiendo lo que pasa en países como Siria? Y lo que es peor, ¿por qué no se les ayuda?. Son preguntas sin respuestas coherentes.

Definitivamente este libro queda recomendado cien por cien. No hace falta que lo diga ¿no?












5 comentarios:

  1. Hola!!!
    Este tipo de libros no me llaman nada así que lo dejo pasar ;)
    De todas formas gracias por la reseña y me alegro de que te gustara :D
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
  2. Hola! :D ME ha encantado la reseña, realmente me gusto como lo reseñaste, y el libro talvez no es muy de mis favoritos, o de mis gustos, pero aun asi, me han dado ganas de leerlo .. :D
    PD: Vengo por parte de la iniciativa.. Seamos seguidores, asi que ya te sigo! Te espero de vuelta en mi blog.. :D http://bit.ly/1pAZBVE te espero en INFINITOS MENTALES :D

    ResponderEliminar
  3. hola! que linda reseña! eres fresca y divertida en tu manera de reseñar. saludos, hasta la proxima!

    ResponderEliminar
  4. hola. me encanta la manera agradable y fresca de realizar tu reseña. nos seguimos viendo. gracias!

    ResponderEliminar
  5. hola. me encanta la manera agradable y fresca de realizar tu reseña. nos seguimos viendo. gracias!

    ResponderEliminar

Cute Polka Dotted Magenta Bow Tie Ribbon